Mancha rugosa en la piel

Queratosis seborreica

Cáncer de piel no melanoma – Los tipos más comunes son el carcinoma de células basales y el carcinoma de células escamosas. El carcinoma de células basales se forma en la fina capa superior de la piel (epidermis). Suele aparecer en las zonas del cuerpo expuestas al sol, como el cuello y la cabeza. Aproximadamente el 75% de los cánceres de piel son de este tipo.

Son de crecimiento lento y no suelen extenderse. Después del tratamiento, el carcinoma de células basales puede volver a crecer en el mismo lugar o aparecer en otra parte de la piel. Entre el 35 y el 50% de las personas que desarrollan un carcinoma basocelular desarrollarán un nuevo cáncer de piel en los cinco años siguientes al diagnóstico.

Los carcinomas de células escamosas, que representan aproximadamente el 20% de todos los cánceres de piel, también se forman en la capa superior y fina de la piel y suelen aparecer en zonas expuestas al sol, como la cara, el cuello, los labios, la nuca o el dorso de la mano. Sin embargo, también puede desarrollarse en otras localizaciones, incluida la zona genital. El carcinoma de células escamosas es más agresivo que el carcinoma de células basales y es más probable que se extienda a otras partes del cuerpo.

Mancha seca en la cara que pica

Skip to contentCáncer de piel frente a manchas inofensivas: ¿Sabes cómo distinguir la diferencia?08 Feb 2021Algunas manchas en la piel no son motivo de preocupación, pero otras pueden ser mortales si no se detectan y tratan a tiempo. Cuando se trata de tratar con éxito el cáncer de piel -sobre todo el melanoma- la detección precoz es fundamental. Para tener la mejor oportunidad de detectar el cáncer de piel en sus primeras fases, hay que saber a qué atenerse.

No existe una descripción definitiva del aspecto del cáncer de piel, por lo que familiarizarse con la propia piel y autoexaminarse con regularidad en busca de signos de cambio es la mejor manera de detectar el cáncer de piel a tiempo. Esté atento a las manchas que tienen un aspecto diferente al de otras partes del cuerpo, a las manchas que han cambiado de tamaño, forma, color o textura, y a las llagas que pican, sangran o no se curan. Si observa alguno de estos signos, acuda a su médico y solicite su opinión experta.

Existen tres tipos comunes de cáncer de piel -carcinoma de células basales, carcinoma de células escamosas y melanoma- y todos ellos pueden tener un aspecto muy diferente. A continuación encontrará algunos ejemplos de cada tipo para su referencia:

Piel seca del cuello

La queratosis pilaris es una afección cutánea común, en su mayor parte inofensiva, que provoca pequeñas protuberancias o manchas blancas o rojizas en la piel. Aunque puede aparecer a cualquier edad, la queratosis pilar afecta con mayor frecuencia a niños y adolescentes. Los síntomas suelen mejorar y desaparecer por completo al principio de la vida adulta.

La queratosis pilaris suele dar lugar a pequeñas protuberancias duras, de color carne o blancas, que pueden tener un aspecto acneico o áspero. Las protuberancias, que pueden salpicar la piel, suelen aparecer en zonas de piel seca de la parte superior de los brazos, los muslos, el pecho y, a veces, la cara.

Una serie de cremas medicinales, algunas de ellas de venta libre, también pueden ayudar a aliviar los síntomas. Las cremas contienen ingredientes, como retinoides (vitamina A), urea, alfahidroxiácido, ácido láctico o ácido salicílico, que ayudan a descomponer el exceso de queratina y a eliminar la piel muerta. Sin embargo, estas sustancias químicas pueden ser duras y causar sequedad en la piel e irritación, por lo que pueden no ser adecuadas para los niños.

Tratamiento de la queratosis actínica

La queratosis actínica es una mancha áspera y escamosa en la piel que se desarrolla tras años de exposición al sol. Suele aparecer en la cara, los labios, las orejas, los antebrazos, el cuero cabelludo, el cuello o el dorso de las manos.

También conocida como queratosis solar, la queratosis actínica crece lentamente y suele aparecer por primera vez en personas mayores de 40 años. Puede reducir el riesgo de padecer esta afección cutánea reduciendo al mínimo la exposición al sol y protegiendo su piel de los rayos ultravioleta (UV).

Cuándo acudir al médicoPuede ser difícil distinguir entre las manchas no cancerosas y las cancerosas. Por ello, es mejor que los nuevos cambios en la piel sean evaluados por un médico, especialmente si una mancha o parche escamoso persiste, crece o sangra.

ComplicacionesSi se trata a tiempo, la queratosis actínica puede desaparecer o eliminarse. Si no se trata, algunas de estas manchas pueden evolucionar hasta convertirse en un carcinoma de células escamosas, un tipo de cáncer que no suele ser mortal si se detecta y trata a tiempo.

andoni
andoni