Leucemia manchas rojas en la piel

Síntomas de la leucemia cutánea

¿Ha notado que a menudo le salen erupciones y moretones en la piel? Tal vez te preguntes si se trata de una erupción cutánea típica o de un síntoma de la fase inicial de la leucemia conocido como los puntos rojos en la piel de la leucemia. La leucemia afecta a la sangre y a la médula ósea de una persona, por lo que los problemas relacionados con la piel, como la leucemia de puntos rojos y los hematomas, son síntomas frecuentes en las personas diagnosticadas con la enfermedad.

¿Qué aspecto tienen las manchas rojas de la leucemia y cómo puede saber si se trata de una leucemia o no? Aquí hablaremos de la leucemia y de los diferentes problemas relacionados con la piel que debes tener en cuenta. Con esto, usted sabrá cuándo es el momento de ver a un médico para obtener ayuda médica.

Antes de enfrentarse a las pequeñas manchas rojas de la piel de la leucemia, debe conocer la enfermedad. En el informe de 2022, se registran 60.650 nuevos casos de leucemia en EE.UU., con 24.000 muertes. Es una enfermedad cancerosa que se forma en la médula ósea, donde se fabrican las células sanguíneas. Los glóbulos blancos protegen al organismo de las infecciones, pero la leucemia hace que el cuerpo produzca un gran número de glóbulos blancos dañados, desplazando y sustituyendo a las células sanas de la sangre y la médula.

Anemia leucémica

Los síntomas de la leucemia suelen aparecer repentinamente en pocos días o semanas. ¿Cuál es el primer signo de la leucemia? Los primeros indicadores de la leucemia aguda pueden ser difíciles de reconocer porque a menudo imitan los síntomas de la gripe y otras afecciones menos graves. Además, en el caso de la leucemia crónica mieloide o linfocítica, las células leucémicas anormales pueden funcionar casi tan bien como los glóbulos blancos normales. Por ello, muchas personas que tienen leucemia lo descubren cuando reciben un análisis de sangre rutinario o atención médica por una razón no relacionada.

La leucemia es un tipo de cáncer que afecta a las células productoras de sangre del cuerpo en la médula ósea y el sistema linfático. Esta enfermedad puede adoptar varias formas y propagarse a diferentes velocidades. La mayoría de los tipos de leucemia interfieren en la producción de glóbulos blancos sanos, que normalmente se multiplican a un ritmo controlado, protegen al organismo de las infecciones luchando contra los virus y las bacterias, y luego mueren al final de su vida útil normal. La leucemia hace que los glóbulos blancos se reproduzcan muy rápidamente, vivan más tiempo del que deberían y se acumulen en el torrente sanguíneo, desplazando finalmente a las células sanas y provocando posiblemente signos y síntomas de leucemia.

Síntomas de la leucemia

La leucemia suele afectar a los glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son potentes combatientes de las infecciones: normalmente crecen y se dividen de forma ordenada, según las necesidades del cuerpo. Pero en las personas con leucemia, la médula ósea produce una cantidad excesiva de glóbulos blancos anormales, que no funcionan correctamente.

El sistema linfático forma parte del sistema inmunitario del cuerpo, que protege contra las infecciones y las enfermedades. El sistema linfático incluye el bazo, el timo, los ganglios y los canales linfáticos, así como las amígdalas y las adenoides.

Cómo se forma la leucemiaEn general, se cree que la leucemia se produce cuando algunas células sanguíneas adquieren cambios (mutaciones) en su material genético o ADN. El ADN de una célula contiene las instrucciones que le indican a la célula lo que debe hacer. Normalmente, el ADN le dice a la célula que crezca a un ritmo determinado y que muera en un momento determinado. En la leucemia, las mutaciones indican a las células sanguíneas que sigan creciendo y dividiéndose.

Cuando esto ocurre, la producción de células sanguíneas se descontrola. Con el tiempo, estas células anómalas pueden desplazar a las células sanguíneas sanas de la médula ósea, lo que hace que haya menos glóbulos blancos, rojos y plaquetas sanas, y provoca los signos y síntomas de la leucemia.

Linfoma frente a leucemia

La “erupción de leucemia” describe una serie de síntomas cutáneos que pueden derivarse de la leucemia, un tipo de cáncer de la sangre que comienza en la médula ósea. Algunas personas pueden notar pequeñas manchas rojas en los brazos o las piernas, mientras que otras pueden notar que los folículos pilosos pican y duelen. Las erupciones de leucemia también pueden producirse como resultado de algunos tratamientos, como la quimioterapia.

Dicho esto, la gente tiene sarpullidos por muchas razones, y la mayoría de las veces no son sarpullidos por leucemia. Si te aplicas una nueva crema hidratante que contiene un ingrediente irritante, tocas la hiedra venenosa o te estás recuperando de un virus, es muy posible que acabes con una erupción. Incluso el estrés puede provocar una erupción. Sin embargo, en casos raros, una erupción puede ser un signo de un puñado de tipos de cáncer; la leucemia es uno de ellos, como señala Moffitt Cancer Center.

Los sarpullidos de la leucemia pueden variar en apariencia, dependiendo de lo que los cause. La enfermedad en sí puede causar una erupción de leucemia, dice MD Anderson Cancer Center, pero también pueden hacerlo algunos tratamientos contra el cáncer y otras infecciones.

La gente a menudo se pregunta dónde aparece una erupción de leucemia, y la verdad es que puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluyendo los brazos, las piernas, el torso, la cara o el cuello, según la Organización Nacional de Trastornos Raros (NORD). Esta es una de las muchas razones por las que otros problemas de la piel pueden confundirse con una erupción de leucemia, incluso cuando no se tiene cáncer.

andoni
andoni