Piel atopica grave

Qué es el eczema

La dermatitis atópica, a menudo denominada eczema, es una enfermedad crónica (de larga duración) que provoca inflamación, enrojecimiento e irritación de la piel. Es una afección común que suele comenzar en la infancia; sin embargo, cualquier persona puede contraer la enfermedad. La dermatitis atópica no es contagiosa, por lo que no puede transmitirse de persona a persona.

La dermatitis atópica hace que la piel pique mucho. Al rascarse, se produce un mayor enrojecimiento, hinchazón, agrietamiento, secreción de líquido claro, formación de costras y descamación. En la mayoría de los casos, hay periodos de tiempo en los que la enfermedad empeora, llamados brotes, seguidos de periodos en los que la piel mejora o desaparece por completo, llamados remisiones.

Los investigadores no saben cuál es la causa de la dermatitis atópica, pero sí saben que los genes, el sistema inmunitario y el entorno desempeñan un papel en la enfermedad. Dependiendo de la gravedad y la localización de los síntomas, vivir con dermatitis atópica puede ser difícil. El tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas. Para muchas personas, la dermatitis atópica mejora en la edad adulta, pero para algunas puede ser una enfermedad de por vida.

Tipos de eczema

La dermatitis tópica es una inflamación crónica de la piel que se presenta en personas de todas las edades, pero es más frecuente en los niños. Se caracteriza por un intenso prurito y un curso marcado por exacerbaciones y remisiones.

Se ha informado de que la dermatitis atópica afecta al 10% de los niños.1 Sólo en Estados Unidos se calcula que se gastan más de 364 millones de dólares al año en el tratamiento de la dermatitis atópica infantil.2 Aunque los síntomas de la dermatitis atópica se resuelven en la adolescencia en el 50% de los niños afectados, la enfermedad puede persistir hasta la edad adulta. Entre las características de mal pronóstico se encuentran los antecedentes familiares de la enfermedad, la diseminación temprana de la enfermedad en la infancia, el sexo femenino y la coexistencia de rinitis alérgica y asma.3

El diagnóstico de la dermatitis atópica se basa en los hallazgos de la historia y la exploración física. Debe investigarse la exposición a posibles factores exacerbantes, como aeroalérgenos, productos químicos irritantes, alimentos y estrés emocional.

Desgraciadamente, no hay hallazgos específicos de laboratorio ni características histológicas que definan la dermatitis atópica. Aunque se encuentran niveles elevados de IgE hasta en el 80% de los pacientes afectados, los niveles de IgE también están elevados en pacientes con otras enfermedades atópicas.4

Eczema atópico

La dermatitis atópica (DA), también conocida como eczema atópico, es un tipo de inflamación de la piel (dermatitis) de larga duración,[2] que provoca picor, enrojecimiento, hinchazón y grietas en la piel.[2] De las zonas afectadas puede salir un líquido claro, que a menudo se espesa con el tiempo.[2] Aunque la afección puede aparecer a cualquier edad, suele comenzar en la infancia, con una gravedad cambiante a lo largo de los años. [En los niños menores de un año, puede verse afectada gran parte del cuerpo.[3] A medida que los niños crecen, las zonas más afectadas son las del interior de las rodillas y los codos.[3] En los adultos, las más afectadas son las manos y los pies.[3] Rascarse las zonas afectadas empeora los síntomas, y los afectados tienen un mayor riesgo de infecciones cutáneas.[2] Muchas personas con dermatitis atópica desarrollan fiebre del heno o asma.[2]

Se desconoce la causa, pero se cree que tiene que ver con la genética, la disfunción del sistema inmunitario, las exposiciones ambientales y las dificultades de permeabilidad de la piel[2][3] Si un gemelo idéntico está afectado, el otro tiene un 85% de probabilidades de padecer la enfermedad[5] Quienes viven en ciudades y en climas secos se ven más afectados. [La exposición a ciertos productos químicos o el lavado frecuente de las manos empeora los síntomas[2] Aunque el estrés emocional puede empeorar los síntomas, no es una causa[2] El trastorno no es contagioso[2] El diagnóstico suele basarse en los signos y síntomas[3] Otras enfermedades que deben excluirse antes de hacer un diagnóstico son la dermatitis de contacto, la psoriasis y la dermatitis seborreica[3].

Síntomas de eczema

Si padece una dermatitis atópica (DA) grave, es posible aliviarla. Con la ayuda de un dermatólogo certificado, puede obtener un plan de tratamiento que le ayude:¿Qué es exactamente la DA grave? La DA es el tipo más común de eczema. Cuando este eczema se vuelve grave, la persona tiene parches de piel enrojecidos, hinchados y con un picor insoportable. Los parches de DA pueden supurar fluidos. La DA grave suele afectar a la calidad de vida de la persona. El intenso picor puede despertar a un niño o a un adulto de un sueño profundo y mantenerlo despierto durante horas. Esto puede dificultar la concentración del niño en la escuela. Un adulto puede tener problemas para seguir el ritmo en el trabajo.

Si se padece una EA grave, puede ser necesaria una medicación más fuerte. Una opción para tratar la DA grave son los tratamientos con luz. Para que la fototerapia sea eficaz, debe acudir a un centro de tratamiento 2 ó 3 veces por semana durante varias semanas. Por este motivo, los tratamientos con luz pueden no ser una opción realista para algunas personas.Otra opción puede ser tomar medicamentos que actúan en todo el cuerpo.Puede obtener más información sobre el tratamiento de la DA en: Dermatitis atópica: Diagnóstico y tratamientoDescubrir una afección médica no diagnosticada puede hacer que el tratamiento de la DA sea eficazSi tiene una afección médica no diagnosticada, como una alergia cutánea, su plan de tratamiento de la DA puede no funcionar. Por ello, los dermatólogos certificados tratan a la persona en su totalidad. Un dermatólogo puede buscar signos y síntomas de otras enfermedades y remitirle a otros especialistas si es necesario. Un dermatólogo puede buscar signos y síntomas de otras enfermedades y remitirle a otros especialistas cuando sea necesario. Un dermatólogo certificado puede adaptar un plan de tratamiento para satisfacer sus necesidades. Si bien es posible que esto no elimine por completo la DA grave, puede ayudarle a sentirse mejor.Imágenes

andoni
andoni